Carlos Mesa: “Iré a la cárcel o a la presidencia del país”

En Bolivia continúan las manifestaciones a partir de conocerse el resultado de las elecciones. Las protestas son lideradas tanto por los sectores que se manifiestan a favor del presidente Evo Morales como por los que están en contra.

Luego de que el Tribunal Supremo Electoral le atribuyó a Evo Morales la victoria en las elecciones en Bolivia, con una ventaja de 10,55% de los puntos por sobre el candidato de la derecha Carlos Mesa, las denuncias por fraude por parte de la oposición continuaron, y alentaron las marchas opositoras.

Las protestas dieron como resultado decenas de heridos, cinco de los cuales fueron heridos por armas de fuego durante los enfrentamientos.

Sin embargo, el ex presidente Carlos Mesa llamó a intensificar las medidas para paralizar los principales centros urbanos del país, con el fin de forzar una segunda vuelta electoral.

En esta línea, Mesa le pidió a los manifestantes que “no se rindan” y advirtió que irá “o a la cárcel o la presidencia del país”.

En pos de aliviar la situación y clarificar los términos del escrutinio, el vicepresidente Álvaro García Linera, invitó este martes a Carlos Mesa a participar de  la auditoría prevista por la Organización de Estados Americanos (OEA) para despejar dudas sobre las sospechas de fraude electoral.

Quién es Carlos Mesa, el candidato de comunidad ciudadana

El 17 de octubre de 2003, mientras el todavía presidente de Bolivia de ese entonces, Gonzalo Sánchez de Lozada, escapaba del país en un vuelo rumbo a Miami, Carlos Mesa intentaba llegar a la sede del Congreso para su juramentación.

En su calidad de vicepresidente, a Mesa le correspondía tomar el mando ante la renuncia de su predecesor después de semanas de protestas y una masacre que dejó más de 70 muertos y cientos de heridos.

Entre 2001 y 2005, Bolivia tuvo cinco presidentes. Mesa fue uno de ellos y apenas pudo mantenerse en el poder por un año y siete meses dada la convulsión permanente que se vivía en ese país sudamericano.

Pasados 14 años desde que renunció, cercado por protestas sociales y con prácticamente todos los partidos políticos de ese momento en su contra, ahora Mesa quiere una segunda oportunidad.

Comentarios