El represor responsable de los vuelos de la muerte ya no está en prisión

El represor argentino Adolfo Scilingo, responsable de los vuelos de la muerte durante la última dictadura militar, condenado a 1.084 años de prisión en España, fue beneficiado y terminará su condena en libertad.

A sus 73 años de edad, y luego de haber cumplido tan solo 22 años, un mes y diez días de su condena, el pasado 18 noviembre, este exteniente de fragata abandonó el centro penitenciario de Alcalá de Henares y no tendrá que volver más.

Scilingo se acogió a un beneficio penitenciario que le permite terminar de cumplir su condena en libertad, con la condición de realizar tareas comunitarias durante el día y pernoctar en un Centro de Inserción Social dependiente de la Comunidad de Madrid, según reveló hoy el diario Vozpopuli.com.

El represor fue condenado en España como responsable de 30 asesinatos y una detención ilegal y como cómplice de otras 255 detenciones ilegales. Había sido arrestado por orden del juez Baltasar Garzón mientras estaba en Madrid como invitado por un canal de televisión para contar las situaciones delictivas en las que había confesado su participación.

Finalmente, dió la entrevista, en la que declaró: “Todos los miércoles se hacía un vuelo y se designaba en forma rotativa distintos oficiales para hacerse cargo de esos vuelos. A los que el día antes se les elegían para morir, se les llevaba al aeropuerto dormidos o semidormidos mediante una leve dosis de un somnífero haciéndoles creer que iban a ser llevados a una prisión del Sur”, contó en 1997. “Una vez en vuelo, se les daba una segunda dosis muy poderosa, quedaban totalmente dormidos, se les desvestía y, cuando el comandante daba la orden, se les arrojaba al mar uno por uno”.

Después de un tiempo cambió su versión. Dice que lo forzaron a contar “la mentira más grande del mundo” y que es inocente.

Comentarios