La violencia en los medios y las redes sociales.

La persecución mediática y por redes sociales hacia figuras públicas es cuenta corriente, pero en los últimos días, fueron dos las que denunciaron la gravedad de los abusos a su privacidad.

Por un lado, el hijo del presidente electo, Estanislao Fernández, más conocido como Dyhzy, denunció el día de ayer que al haber decidido no contestar un mensaje de un medio pidiendo una entrevista, el medio sacó una nota titulada “La intimidad de…”, sin tener información real.

En esta línea, Dyhzy pidió que “Dejemos de normalizar el acoso periodístico pues también es acoso.”

Unos días antes, el periodista Agustin Laje había subido un video a su cuenta de Twitter donde se podía ver al drag queen bromeando con una amiga, y en el cual comentó “Con ustedes, (el) hijo de Alberto Fernández. Ahora entiendo por qué prefirió mostrar más a “Dylan”, su perro. Lo curioso, para mí, es que parece no disponer de más de 20 palabras en su vocabulario.”

La violencia con la que se manejan este tipo de comentarios no deja exento a nadie, ni siquiera a Dyzhy, quien más de una vez manifestó no tener ningún interés ni político ni mediático, y pidió que se lo desligue de la figura de su padre.

En este marco, existen quienes sí decidieron convertirse en una figura pública y política, como es el caso de Ofelia Fernández, Legisladora electa. Pero su condición de política no justifica las agresiones diarias por medio de las redes sociales, que llegaron a incluir acusaciones hacia su madre.

“La madre de la legisladora electa Ofelia Fernández trabajaría para una empresa vinculada en la ruta del dinero K” escribió en su cuenta de Twitter Eduardo Feinmann.

Ante el comentario cínico por parte del periodista, Ofelia declaró “Me metí en esto sabiendo que era jodido pero no tan violento. No les alcanzo con decirme parásito y mentir, ahora juegan su carta más básica para aniquilar procesos transformadores del continente: la corrupción. Como una piba de 19 años muy chorra no parece, la meten a mi vieja.”

“Que miedo les da una pibita, cagones de mierda.” finalizó Ofelia, con un tweet que rápidamente se volvió viral.

Comentarios