La OMS inició su asamblea anual exponiendo la “escandalosa desigualdad” de acceso a las vacunas en el mundo

“Estamos en guerra contra un virus. Necesitamos la lógica y la urgencia de una economía de guerra para aumentar la capacidad de nuestras armas”, aseguró el Secretario General de la ONU, António Guterres en Ginebra, al inicio del encuentro anual del organismo de salud de la ONU.

Según cifras oficiales, la pandemia –cuyo origen es aún objeto de debate– ha causado más de 3,45 millones de víctimas mortales en todo el mundo; pero según la OMS, esa cifra podría ser de “unos seis a ocho millones” de fallecimientos directos e indirectos.

“Se destruyeron unos 500 millones de empleos, y las empresas han visto salir a miles de millones de sus balances, en un escenario en donde se profundiza la brecha entre ricos y pobres, materializada esta vez  en el acceso a las vacunas”,  agregó Guterres.


El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, exhortó a un esfuerzo global para garantizar que el 10 por ciento de la población de cada país haya sido vacunado contra el coronavirus antes de septiembre.

Tedros informó además que al menos 115.000 trabajadores sanitarios de todo el mundo murieron de Covid-19 desde el inicio de la pandemia.

Además volvió a denunciar la “escandalosa desigualdad” de acceso a las vacunas en el mundo, que “perpetúa la pandemia” y explicó que más del 75% de todas las vacunas se han administrado en solo diez países. “Un pequeño grupo de países que fabrican y compran la mayoría de las vacunas (…) controlan el destino del resto del mundo”, afirmó.

“El número de dosis administradas hasta ahora en todo el mundo habría sido suficiente para cubrir a todos los trabajadores sanitarios y a los ancianos, si se hubieran distribuido de forma equitativa”, añadió.

Hoy pido a los Estados miembros un masivo impulso para vacunar al menos al 10% de la población de cada país de aquí a septiembre, y una campaña hasta diciembre para alcanzar nuestra meta de inmunización de al menos el 30% para finales de año”, afirmó.

También Guterres dijo “Si no actuamos ahora, nos hallaremos en una situación en la que los países ricos vacunarán a la mayoría de su población y abrirán sus economías, mientras el virus seguirá engendrando profundos sufrimientos, circulando y mutando en países más pobres”.

La asamblea mundial de la Salud, que se celebra en momentos en que la comunidad internacional trata de acelerar las vacunaciones en los países pobres, también suma el pedido de países europeos sobre una organización más poderosa, capaz de llevar a cabo investigaciones independientes y mejor dotada en términos financieros.

Apenas el 16% de su presupuesto procede de los aportes obligatorias de los Estados.

Durante la asamblea, los 194 miembros de la OMS deberán decidir si inician negociaciones para establecer un tratado sobre las pandemias.

Leé también:

Comentarios