Se realizó la primera Mesa de Trabajo sobre Discriminación y Gordofobia en la ciudad

La iniciativa se desprende de lo sufrido por una adolescente tucumana en el boliche de Playa Grande, donde no se le permitió el ingreso debido a su aspecto físico. Participaron concejales, defensores del pueblo, activistas y referentes sociales.

El Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI) seccional Mar del Plata realizó este miércoles la primera Mesa de Trabajo sobre Discriminación, Diversidad Corporal y Gordofobia en el Faro de la Memoria con una concurrida participación de funcionarios, referentes y organizaciones de la ciudad, tras la discriminación que sufrió una turista tucumana en un boliche de la ciudad.

Sofía Elizabeth Ortiz Andrada tiene 24 años y es de Tucumán. Días atrás llegó con cuatro amigas a Mar del Plata para pasar las vacaciones pero el descanso le dejó un sabor amargo después que un boliche le negara solo a ella la entrada por su sobrepeso.

El episodio de discriminación ocurrió en “Bruto”, un establecimiento al aire libre ubicado en Playa Grande. Según el relato de la denunciante, esa noche llegaron con tiempo de sobra antes de la reserva y a las chicas que iban con ella las dejaron pasar sin problema.

Rápidamente, diferentes autoridades locales repudiaron lo ocurrido, y este miércoles se sumaron a una Mesa de Trabajo para frenar la discriminación en esos ámbitos. Participaron los concejales Sol de la Torre, Roberto Páez, el Defensor del pueblo de la provincia de Buenos Aires Eduardo Carnicero, los defensores del Pueblo del Municipio de General Pueyrredón Barragán y Rizzi, la subsecretaría de Derechos Humanos municipal Daniela Zulcovsky, el Organismo de Niñez y Adolescencia de la Provincia Verónica Eyherabide, entre otros; así como los referentes sociales de la CTA, CGT y CTAA; de la Multisectorial de la Mujer, del Faro de la Memoria, de AnyBody y Activismo Gorde, de AMI, de Aluvión, y de Mala junta.

En la misma, reflexionaron sobre cómo la centralidad que cobra la imagen corporal, y con ella la imposición de un ideal de belleza, que denominamos hegemónico es tanto una ficción cultural, discriminatoria y patriarcal, como un patrón de belleza arbitrario e imposible, que causa malestar, sufrimiento y actos concretos de discriminación como el que sufrió Sofía Elizabeth Ortiz Andrada, la turista tucumana, en el bar Bruto de la ciudad.

De esta mesa de trabajo surgieron valiosísimas reflexiones y propuestas entre los presentes como reunirse con las Cámaras empresariales de bares, restoranes y boliches, para debatir y poner freno a la discriminación en esos ámbitos, ofreciendo capacitaciones y recomendaciones de buenas prácticas.

También se habló de formar promotores que aborden a la juventud en esos lugares de esparcimiento e informen de las herramientas disponibles para la defensa de sus derechos.

Asimismo, se planteó la necesidad de actualizar la ley nacional de actos discriminatorios, y de modificar ordenanzas municipales que regulan los comercios nocturnos y el llamado “derecho de admisión” con perspectiva de respeto a los derechos humanos.

A su vez, se expuso con fuertes testimonios los angustiantes episodios por los cuales las personas con cuerpos fuera de los parámetros hegemónicos deben atravesar y todos los derechos que se pierden porque los lugares de salud, culturales y esparcimiento no tienen disponibles espacios acordes a ellos; entre otras cuestiones.

“Este espacio de trabajo se comprometió en seguir articulado, haciendo seguimiento de casos de este tipo”, concluyeron desde Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI).

Leé también:

Comentarios